¿Que ver en Pollensa?

pollensa

¿Que ver en Pollensa?

¿Que ver en Pollença?

Seguramente es una pregunta que muchos de vosotros os habréis realizado si teníais pensado ir a Pollença ya sea de vacaciones, o bien un día de visita. En este post queremos hablaros un poco sobre qué ver en Pollença, cuales son los sitios más reconocidos o qué podremos encontrar un domingo en la plaza del pueblo.

El mercado de Pollença

Pollença es un pequeño pueblo situado en Mallorca en plena Serra de Tramuntana, el conjunto montañoso que tapa el norte de la isla que ha sido declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO. Solo imagínese el paisaje: la valle de Pollença situada en medio de formaciones rocosas y verdes campos donde predominan los olivos y las encinas, y con su propio puerto marítimo. Sin duda aquí sí que podemos decir que este pueblo lo tiene todo, mar y montaña, encantadores restaurantes donde comer, y una variada cantidad de cosas que ver en Pollença. El pueblo de Pollença en si más o menos como lo conocemos hoy en día, se formó durante la conquista catalano-cristiana entre el 1229-32. Su crecimiento demográfico ha sido muy progresivo, pero al mismo tiempo muy grande. En 1314 eran ya 3.000 las personas que vivían en el pueblo, y en el 2008 ya habían alcanzado la cifra de 17.000 habitantes.

pollensa

Se puede acceder tanto por la carretera que lleva del Puerto de Pollença a Pollença, como por la autopista general hasta la Puebla y luego por  carretera secundaria.

Una vez se llega al pueblo, la entrada se encuentra muy bien señalizada y nos conducirá hasta el centro, donde se encuentra la gran plaza y la zona del casco antiguo. Los caminos si bien es cierto, llega un punto en que se van estrechando debido a la antigüedad de estos, pero cuanto más se anda más bonito y rural se va convirtiendo.

La plaza es un espacio cerrado rodeado por grandes casas señoriales, bares y restaurantes, y su acceso se realiza a través de las estrechas calles mencionadas anteriormente. En una de las esquinas de la misma se encuentra la Iglesia de Pollensa denominada Iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles, nombre dedicado a la Patrona de Pollença. Su construcción data del s.XIII y se dice que fue construida por los templarios. Fue conservada hasta el siglo XVIII cuando esta se reconstruyó dentro del estilo barroco.

Es pués en esta plaza donde cada domingo se concentra la mayor parte del mercado de Pollença. Celebrándose desde tiempos inmemoriales, el mercado municipal ha sido un lugar de encuentro y de celebración semanal, pues no solo se acude a comprar alimentos, también se acude para sociabilizar o tomar el vermout del domingo, una opción genial para quien busque restaurantes en Pollensa. Cualquier excusa es buena para salir a la calle  gracias a la gran cantidad de días soleados de los que disfrutamos en Mallorca. Si queréis disfrutar de este momento os recordamos que nuestros restaurantes en Pollença Spira, La Botigueta y Pizzeria Obris son una gran opción, todos ellos con una oferta gastronómica diferente y con deliciosos menús y aperitivos.

pollensa-calvario

El mercado de Pollença se celebra en la plaza se concentra en una gran cantidad de frutas y verduras que los recolectores de la zona venden a los habitantes, ofreciendo así toda la calidad de la comida local y fomentando el consumo de productos propios y ayudando a la economía de la zona. Cabe recordar que hoy en día son muchos los supermercados que importan comida procedente de países como Perú, China, o Brasil, y evidentemente no son ni productos propios de la temporada, ni productos frescos debido al desgaste del transporte.

Estos mercados suelen estar más frecuentados sobre todo por la gente mayor, ya que anteriormente no había tantas opciones donde elegir y todo el mundo compraba en el mercado. Últimamente con el auge de la moda de comer productos ecológicos y la introducción de nuevas dietas que fomentan el consumo de productos frescos y locales, este tipo de mercados ha ido recuperándose, aunque tener más un carácter histórico que no funcional, debido a la ya mencionada introducción de productos extranjeros que, además de ser más baratos, pueden ser conseguidos cualquier día de la semana.

En las pequeñas calles que rodean la plaza se encuentran los diferentes stands con todo tipo de productos artesanales, ya sean instrumentos de cocina fabricados a partir de madera de olivo (tradicionales en la isla), como bolsos o bisutería todo hecho a mano. Si bien son productos más pensados de cara al turismo, es cierto que estas paraditas dan vida al pueblo y alegran las calles con sus adornos.

No podemos olvidarnos de las terracitas de los restaurantes en Pollença que rodean la plaza, así como las que se pueden encontrar en las calles de los alrededores, donde muchas veces las calles son peatonales y ello facilita el tránsito de personas.

Estas terrazas son las que esconden todas las risas y las largas charlas detrás de una cerveza fresca en un día caluroso, o una copa de vermout antes de comer acompañada por unas aceitunas y pan con alioli… no se puede decir más que la típica frase que se dice en Mallorca de: “Esto es vida!”.

pollensa

Si te encuentras en Pollença, Mallorca, ¿“que ver”? puede ser una pregunta fácil de contestar:

E aquí os indicamos algunos de los lugares más emblemáticos del pueblo, los cuales no son pocos y deben ser visitados casi obligatoriamente si de verdad se quiere conocer bien este lugar.

  • La Iglesia de la Mare de Déu dels Ángels. Ya hemos hablado de ella unas líneas más arriba, pero cabe remarcar que es una iglesia típica de la conquista catalana, y que fue reconstruida en el S.XVIII adquiriendo su actual estilo barroco.
  • El Convento de Santo Domingo. Construido entre 1588 i 1616, este convento ha servido ya como refugio para muchas clases de personas e instituciones diferentes. Los monjes dominicos vivieron en él hasta la desamortización a medianos del S.IXX, y posteriormente ha sido utilizado como cuartel de la guardia civil, escuela o museo. Hoy en día se encuentra en él el Museo de Pollensa que se fundó el 1975 y por el cual han pasado diversas exposiciones así como todo tipo de elementos incorporados en la exposición de manera permanente.
  • Los Jardines Joan March. En el centro del pueblo se pueden encontrar estos maravillosos jardines en los cuales aún se puede observar una gran torre gótica medieval que era propiedad de una de las familias pudientes de Pollensa. Con una bonita demostración de plantas autóctonas, también cabe destacar la figura de Joan Mas, el héroe de Pollensa que salvó a los pollencines de los árabes.
  • El Calvari. El Calvari es un pequeño monte con un oratorio situado en Pollensa al cual se puede acceder tanto subiendo sus 365 escalones como en vehículo por su carretera. La parte superior data de finales del S.XVIII, y contiene una Mare de Déu del Peu de la Creu que data del siglo XIII o XIV.
  • Puig de Pollença. Pequeño monte de aproximadamente 300 metros de altura desde el cual se pueden disfrutar unas vistas espectaculares no solamente de la Serra de Tramuntana, sino también de algunos municipios próximos al pueblo.
  • Puente Romano. Aunque no hay data de construcción de este puente, es una de las construcciones más emblemáticas de Pollensa y conecta Pollensa con l’Horta i Ternelles, cruzando el torrente de Sant Jordi.